Enfermedad de crohn

 

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es un proceso inflamatorio de tipo crónico que afecta al tracto digestivo, aunque normalmente afecta a la zona más baja del intestino delgado o al intestino grueso, es decir, el colon y el recto. Este problema, origina una inflamación en el tubo digestivo, produciendo molestos síntomas como el dolor abdominal, fatiga, diarrea muy intensa, desnutrición y pérdida de peso.

 

La enfermedad de Crohn puede ser dolorosa y debilitante, y en algunos casos puede poner en riesgo la vida. A su vez, debe mencionarse de que al ser una enfermedad crónica, puede darse varias veces en la vida, y en ocasiones los síntomas de la enfermedad remiten durante varios años, en los que no aparecen síntomas. No obstante, no hay forma de saber o de predecir cuándo volverán a aparecer los síntomas.

 

La enfermedad afecta a personas de cualquier edad, pero lo más normal es que los afectados sean personas con edades comprendidas entre los 16 y los 40 años, siendo la proporción similar en hombres y en mujeres.

 

 

Pronóstico de la enfermedad de Crohn

Por el momento, no existe una cura conocida para la enfermedad de Crohn, pese a que pueden darse largos períodos sin síntomas de la patología.

 

Además, la persona aquejada de la enfermedad de Crohn tendrá más riesgo de padecer cáncer de colon y/o cáncer del intestino delgado.

 

Algunas complicaciones propias de la enfermedad de Crohn son:

 

  • Abscesos
  • Anemia
  • Obstrucción intestinal
  • Fístula en la vejiga o vagina
  • Inflamación de los conductos biliares
  • Inflamación e hinchazón de las articulaciones
  • Dificultades para mantener el peso
  • Obstrucción intestinal
  • Lesiones de tipo cutáneo

 

 

Síntomas de la enfermedad de Crohn

Los signos más frecuentes y habituales de la enfermedad de Crohn son los siguientes:
 

  • Diarrea
  • Fiebre
  • Dolor abdominal
  • Pérdida de peso
  • Hinchazón
  • Lesiones cutáneas
  • Abscesos
  • Fisura
  • Dolor e inflamación de las articulaciones

 

 

Pruebas médicas para la enfermedad de Crohn

No existe una sola prueba que diagnostique que una persona padece la enfermedad de Crohn, por lo que es posible que se utilice una combinación de pruebas para diagnosticarla.

 

Entre ellas destaca el análisis de sangre, para detectar la posible presencia de anemia y de infecciones. A su vez, es posible que sea necesario proporcionar a los especialistas una muestra de heces, para comprobar si hay presencia de sangre oculta en ella.

 

Otras pruebas que se pueden realizar para diagnosticar la enfermedad de Crohn son:
 

 

 

Causas de la enfermedad de Crohn

Por el momento, la o las causas de esta enfermedad son desconocidas. Durante un tiempo, se consideró que era una enfermedad relacionada directamente con la dieta y con el nivel de estrés, pero a día de hoy se sabe que ambos factores pueden considerarse agravantes de la enfermedad, pero no causantes.

 

Es posible, pues, que una combinación de factores como el genético junto con un mal funcionamiento del sistema inmunitario sean las causas de su aparición:

 

En el caso del sistema inmune, es posible que el origen se encuentre en un virus o en una bacteria, y la respuesta de este ante los invasores provoca la irritabilidad en el tubo digestivo.

 

En el caso de los factores hereditarios, debe mencionarse que esta enfermedad es más habitual en personas con familiares que padecen o han padecido esta enfermedad, por lo que es posible que la genética influya en las posibilidades de padecerla.

 

 

¿Se puede prevenir la enfermedad de Crohn?

 

 

Tratamientos de la enfermedad de Crohn

Hasta la fecha, no existe una cura para esta enfermedad, al igual que tampoco existe un tratamiento que pueda curar a todas las personas. De hecho, el objetivo del tratamiento es mejorar el pronóstico a largo plazo limitando las posibles complicaciones y reduciendo la inflamación, que es la causante de los síntomas.

 

Así, el tratamiento puede tener varias vías:
 

  • Tratamientos antiinflamatorios: suele ser la primera medida para paliar los efectos de la enfermedad intestinal inflamatoria.
    • Corticoesteroides
    • Aminosallicilatos por via oral
       
  • Inhibidores del sistema inmunitario: reducen la inflamación, pero es posible que ataquen al sistema inmune.
  • Antibióticos: controlan la inflamación y ayudan a controlar y aliviar la sintomatología de la enfermedad.
  • Terapia nutricional: en este caso, se administra una dieta especial a través de una sonda o se inyectan, mejorando la nutrición y haciendo que los intestinos descansen, lo cual podría reducir la inflamación a largo plazo.
     

En este caso, es posible que el especialista utilice una terapia nutricional a corto plazo, para posteriormente combinarla con medicamentos.

 

También es posible que se recomiende una dieta con poco contenido en fibra, para disminuir los riesgos de bloqueo intestinal.
 

  • Cirugía: en el caso de que ni la dieta ni la medicación mejoren los signos, es posible que se recomiende una cirugía, pese a que esta no cura la enfermedad. En la cirugía, el especialista extrae una porción dañada de tubo digestivo para posteriormente reconectar las partes sanas, aunque la inflamación suele aparecer tiempo después.

 

 

¿Qué especialista trata la enfermedad de Crohn?

El encargado de diagnosticar y tratar esta enfermedad es el especialista en Aparato digestivo, aunque puede precisar del soporte de otros especialistas.